Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información

El Grupo Municipal de Izquierda Unida llevó al pasado Pleno una moción en apoyo al sector caprino andaluz y malagueño

Ayuntamiento de Teba
Ayuntamiento de Teba  • ayuntamiento@teba.es  • 952 748 020

Ayuntamiento de Teba

Conoce nuestro municipio
Ayuntamiento de Teba
Ayuntamiento de Teba  • ayuntamiento@teba.es  • 952 748 020

Noticias


El Grupo Municipal de Izquierda Unida llevó al pasado Pleno una moción en apoyo al sector caprino andaluz y malagueño

El pasado 29 de diciembre en el Pleno Ordinario correspondiente a dicho mes, el Grupo Municipal de IZQUIERDA UNIDA llevó a Pleno la siguiente moción:

En Andalucía el sector caprino está representado por unas 7.000 familias que genera además miles de empleos directos e indirectos si tenemos en cuenta las industrias lácteas, las cooperativas, servicios veterinarios, etc.

Andalucía, con más de un millón de animales, lidera el censo nacional (36%). Y además el censo español es el segundo de la Unión Europea (21%). En Andalucía producimos casi el 50% de toda la leche de cabra española.

Por otra parte, es claro que el pastoreo contribuye a la prevención de incendios forestales y genera y mantiene la biodiversidad de una manera completamente natural.

Pero este sector que tanto colabora en el desarrollo del tejido económico y social de nuestro entorno rural atraviesa en la actualidad, una difícil situación que la puede abocar incluso a su desaparición si no se ponen los medios necesarios para que los profesionales vean remuneradas su actividad profesional vía precios.

El sector está reivindicando una distribución justa del valor final del queso en todas las fases para que no se incremente el precio de venta al consumidor, o lo que es lo mismo para conseguir que los precios de este alimento de calidad sean asequibles para la mayoría de la población por ser esta la mejor garantía de futuro para todos. Sin una estabilización de los precios de la leche de cabra es imposible planificar la dimensión de las explotaciones.

Es urgente que las administraciones actúen e intervengan para armonizar los intereses de las partes (productores/industrias) incluso esgrimiendo y defendiendo los principios de la libre competencia que parece consagrar la legislación europea pero que se vienen vulnerando por las grandes empresas en este y en otros sectores con acuerdos, por debajo de la mesa, entre unos pocos que provoca la ruina inmediata de miles de pequeños productores fijando unos precios completamente abusivos.

Basta con analizar cómo operan los precios en la cadena de producción del queso de cabra. Se necesitan seis litros de leche de cabra para elaborar un kilo de queso puro fresco. El precio medio que se paga actualmente al ganadero, unos 0´50 euros/l, no cubre los costes de producción, que se sitúa alrededor de los 0´70 euros.

Por ejemplo, a García Baquero, según denuncia el propio sector, le cuesta 3 euros comprar la materia prima básica necesaria para elaborar un queso que vende a unos 13´80 euros/kg. De esta manera el ganadero percibe el 20% del valor total de la venta del queso.

Los cabreros andaluces llevan dos años consecutivos acumulando pérdidas por los bajos precios. Una situación que ya está provocando la desaparición de explotaciones en: Málaga, Sevilla, Granada, Cádiz, Almería o en la propia Huelva.

Las grandes empresas productoras maniobran de manera ilegal para limitar los precios en origen sin que las administraciones hagan absolutamente nada para que se cumpla la Le15/2007 de 3 de julio de Defensa de la Competencia flagrantemente incumplida con el falseamiento de la libre competencia con actos desleales que ponen en peligro intereses públicos como son el mantenimiento del empleo y la riqueza que en Andalucía producen el sector caprino desde tiempo inmemorial. No se conoce intervención alguna de la Agencia de Defensa de la Competencia de Andalucía, que es la competente en esta materia. Ni se conoce gestión alguna de la Consejería de Agricultura para intermediar entre productores e industria en defensa de la supervivencia de este sector en nuestra tierra. Una industria que por otra parte y en muchos casos obtienen ayudas públicas estatales y autonómicas.

Por otra parte y como defensa del sector sería conveniente incorporar el queso de leche de cabra en el “Decreto 163/2016, de 18 de octubre, por el que se regula el régimen administrativo y el sistema de información de venta directa de los productos primarios desde las explotaciones agrarias y forestales a las personas consumidoras finales y establecimientos de comercio al por menor”, recientemente aprobado por la Junta de Andalucía como otra manera alternativa de defender la pervivencia de este sector de la economía andaluza que muchas veces es de pura supervivencia.

Por todo lo anterior, el Grupo Municipal de Izquierda Unida presentó la siguiente propuesta al Pleno para su debate y aprobación si procede de los siguientes acuerdos:

1. Instar a la Agencia de Defensa de la Competencia de Andalucía para que en cumplimiento de la Ley 15/2007 de 3 de julio de Defensa de la Competencia abra una investigación sobre posible falseamiento de la libre competencia con actos desleales por parte de las grandes empresas del sector para acordar precios que arruinan a los pequeños productores.

2. Instar a la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía para que medie entre productores e industrias agroalimentarias con el fin de conseguir estabilizar los precios y que estos sean justos y permitan la supervivencia del sector caprino andaluz.

3. Instar al Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía para que incorpore al queso de cabra en el listado de productos que pueden incorporarse a las ventajas fiscales del recién aprobado Decreto 163/2016, de 18 de octubre, por el que se regula el régimen administrativo y el sistema de información de venta directa de los productos primarios desde las explotaciones agrarias y forestales a las personas consumidoras finales y establecimientos de comercio al por menor.