Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Museo Parroquial de Teba

Ayuntamiento de Teba
Ayuntamiento de Teba  • ayuntamiento@teba.es  • 952 748 020

Ayuntamiento de Teba

Conoce nuestro municipio
Ayuntamiento de Teba
Ayuntamiento de Teba  • ayuntamiento@teba.es  • 952 748 020

Museo Parroquial de Teba

Sala - Museo Parroquial de TebaDatos generales

  • Dirección: C/ Grande, 62 - Parroquia de Santa Cruz - 29327 Teba
  • Teléfono: 952748095

 Características

  • Tema: Arte sacro
  • Titularidad: Iglesia Parroquial de la Santa Cruz
  • Entrada: Gratuita
  • Horario: Previa cita con el párroco

Dispone de los siguientes servicios:

  • Permitidas las fotografías
  • Transporte
  • Visitas guiadas

Descripción

La agrupación, difícilmente podemos considerarla museo, del material sacro de interés de la parroquia de las Santa Cruz de Teba fue instigada por el párroco D. Federico Cortés Jiménez en 1986. Para su exposición se habilitaron dos pequeñas salas rectangulares anejas a la sacristía con vitrinas corridas de suelo a techo en el perímetro de ambas. Cada sala posee un punto de luz natural conseguido a través de ventanucos cenitales claramente insuficientes. Para compensar tal carencia las vitrinas están dotadas de iluminación fluorescente, económica de mantenimiento, aunque falseadora del color. El resultado es un almacén visible de eficacia ante los robos pero de discutible efectividad ante las condiciones ambientales del lugar.

La colección se compone fundamentalmente de orfebrería religiosa, objetos de culto que aún se usan en ocasiones señaladas, tejidos históricos (varios juegos de ternos, y alguna pieza suelta, como la capa pluvial que se emplea para celebrar la Navidad) y material perteneciente al patrimonio bibliográfico de la parroquia.

Vitrinas - Museo Parroquial de TebaLa colección de orfebrería es el mayor atractivo de la colección. La pieza más sobresaliente se encuentra delante del altar mayor, fuera de las salas de exposición. Se trata de una excepcional Cruz procesional de plata dorada, cincelada con relieves sobre la Pasión, Evangelistas, Doctores de la Iglesia y ángeles pasionarios. La pieza, fechada en el último cuarto del siglo XVI se atribuye al obrador sevillano de Alfaro.

Ya dentro de las salas destaca la magnífica colección de cálices compuesta por unas trece piezas: La más antigua es un cáliz plateresco de plata de ley en su color, fechado en el siglo XVI; el Cáliz de Portocarrero, donado por D. Pedro Portocarrero y Guzmán, patriarca de las Indias, y fechado por inscripción en 1696, es el más espectacular de la colección, al combinar esmaltes y dibujos florales a buril sobre su base de plata dorada; otras piezas importantes de este grupo de vasos sagrados son dos cálices en plata sobredorada del siglo XVII, y otro del XVIII decorado con ángeles pasionarios y emblemas eucarísticos.

Otras piezas de interés de esta rica colección de orfebrería son un ostensorio en plata dorada con decoración vegetal y de hornacinas en el nudo (s. XVIII), un portapaz de estilo barroco con relieve central de la Inmaculada (1742) y otro rococó (1784), un relicario de plata blanca (fin del XVIII), y una pareja de atriles de 1774. A todo ello se deben añadir otras piezas diversas como cetros, una salvilla, crismeras, un portaviático, blandones, ciriales, un guión y sacras, todos en plata ya sea blanca o sobredorada.

Entre la colección de tejidos históricos, destacan los TERNOS (formados por la capa pluvial con el capillo colgando a las espaldas, donde normalmente se desarrolla con mayor profusión el bordado, la casulla y dos dalmáticas para los diáconos). El más relevante es el terno de Isabel la Católica, de color rojo sobrebordado, con su pluvial y capillo, casulla y dalmáticas. La capa pluvial de la Navidad con el misterio representado en el capillo, está realizado en brocado de plata sobre fondo blanco.

Los ejemplares conservados del patrimonio bibliográfico, se encuentran muy mal dispuestos en el fondo de las vitrinas, sin ningún medio intermedio de exposición (atriles) provocando la rotura de la encuadernación. No parece que su presencia se deba a la calidad de los mismos si exceptuamos un Missale Romanun ex Decreto Sacrosancti Concili Tridentini Restitutyum de 1679.